jueves, 3 de marzo de 2011

Orgullo Hispano-Romano

Esta entrada es una reflexión personal y un manifiesto personal de porqué me considero espiritual y culturalmente pagano hispano-romano y porqué me siento enormemente orgulloso por ello. Este manifiesto está hecho a forma de opinión personal y en ningún momento pretende criticar a aquellos que tomaron su camino espiritual por razones diferentes a la mía. Ésta es mi manera de verlo y considerarlo, y entiendo y respeto las otras visiones que hay respecto al tema.

Una gran herencia

Soy pagano, al igual que mis ancestros hace dos mil años. Venero a la tierra, sus ciclos, sus cambios, sus fuerzas y poderes, y en ellos veo reflejados a mis dioses. Nací en España, la antigua Hispania romana, una tierra con una gran herencia pagana, llena de fiestas y costumbres que todavía nos recuerdan nuestro pasado politeísta. Me siento ligado a mi tierra y lo que ella me ofrece, la vida, al igual que me siento ligado a la cultura nativa y romana que en ella creció. Hispania era tierra de íberos y celtas, y ellos dejaron un gran legado del cual me considero un sucesor más. Pero además, Hispania fue una próspera provincia romana en la que la cultura latina dejó su hermosa huella y de la que estoy orgulloso de pertenecer. Mi lengua es románica, mi cultura herederas de costumbres romanas e hispanas y mi espíritu es heredero del sentimiento pagano que nunca se ha extinguido.
Soy politeísta. Sigo a los dioses romanos en su gloria y venero a los dioses nativos de mi hermosa tierra. Veo a mis dioses en todas partes, donde esté ellos están presentes, son las fuerzas de la naturaleza, la tormenta y el rayo, la brisa y el huracán, el Sol y la Luna. Considero que los dioses piden que vivamos en harmonía con ellos, por lo tanto con la naturaleza y sus ciclos, y que vivamos la vida con honor y bondad.

Soy pagano, porque mis ancestros un día lo fueron, porque mi cultura lo fue, porque me considero nativo de esta tierra y heredero de su espirtualidad y cultura. Estoy orgulloso de considerarme hispano y orgulloso de considerarme romano. Estoy orgulloso de ser quien soy.


¡Gloria a Jupiter, dios supremo!
¡Gloria a Juno, diosa de las mujeres!
¡Gloria a Minerva, diosa de la sabiduría!

¡Gloria eterna a los dioses por todo lo que nos ofrecéis! ¡Lucho porque vuestra llama nunca se apague!

4 comentarios:

  1. ....y que el fuego siga ardiendo.... hermosa reflexión que comparto en su totalidad. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Las figuras de los dioses antiguos nos hablan directamente a las personas de cualquier época, son la genialidad mediterránea en su esencia.

    ¿Recordais una serie de dibujos que se llamaba "La pequeña Polon"? Escenas cotidianas del Olimpo a través de una niña aspirante a diosa.

    ResponderEliminar
  3. Claro que me acuerdo, era la diosesilla traviesa hija de Apolo

    ¡Gloria eterna a Los Dioses soberanos!

    ResponderEliminar
  4. Si ese orgullo es compartido, tenemos que seguir trabajando, con madurez, y sobre todo estableciendo un reconstruccionismo basado en evidencias, nuevamente felicitarte por tu página.

    ResponderEliminar