martes, 4 de enero de 2011

El politeísmo: pluralidad y hermandad

Actualmente, casi todas las religiones paganas reconstruccionistas son politeístas, aceptan la existencia de varios dioses y diosas y sus respectivos papeles. El politeísmo es una creencia que ve a los distintos dioses como entidades individuales que pueden ser llamadas y adoradas de manera separada. Hay que diferenciar el politeísmo de otras creencias como el animismo y el panteísmo. Estas creencias también son compartidas por algunas religiones paganas, pero son distintas al politeísmo.

El politeísmo tiene una cualidad que lo diferencia notablemente de otras creencias espirituales, y es el pluralismo que lo caracteriza. Si aceptamos el politeísmo como nuestra creencia estamos diciendo que no existe un único dios, que hay una multiplicidad de puntos de vista y que no existe una verdad única.
Estas ideas pueden chocar mucho a personas que recién empiezan a conocer el paganismo porque vienen con una mente de creencias absolutistas: "O todo blanco o todo negro". El politeísmo acepta que no hay verdades absolutas, nuestros dioses son constantemente puestos a prueba por cosas que también nos afectan a nosotros, como la ética y el relativismo de las ideas. Los conceptos absolutos y las verdades únicas son propias de los monoteísmos, que afirman que sólo existe un dios, y por lo tanto, una única verdad y forma correcta de ver el mundo. Esto no es propio del paganismo.

Un ejemplo claro de la tolerancia la encontramos en el Imperio Romano. Roma, al conquistar tierras, buscaba expandir su poder y su territorio, no buscaba imponer su religión y sus creencias. Cuando los romanos llegaban a un lugar impusieron su forma de política y sus leyes, pero aceptaron las prácticas religiosas de los distintos pueblos siempre y cuando no violaran las leyes establecidas. La religión romana era un culto muy ligado a la política y todas las ciudades romanas estaban obligadas a seguir el culto a los dioses romanos al margen del resto de prácticas que pudieran tener, pero no se obligó a abandonar unos dioses en pos de otros, puesto que se aceptaba la pluralidad de lo divino.
Otro ejemplo de la aceptación de la pluralidad del politeísmo la encontramos en la misma Pax Deorvm romana. Los romanos estaban seguros que si habían logrado una expansión tan notable era porque los dioses les habían ayudado y estaban congraciados con ellos. Es sabido que los romanos antes de atacar alguna ciudad invocaban a los dioses que allí se adoraban para que fueran propicios al ejército romano. A cambio, los romanos prometían ofrecerles un mejor culto que el que ya recibían. Esta manera de llamar a los dioses de otros pueblos es una manera muy evidente de aceptar la pluralidad, de saber que la existencia de mis dioses no niega los tuyos.

El politeísmo rara vez es visto como algo absolutista, es decir, creer que un determinado panteón de dioses es el único existente. Este hecho no era muy común en la antigüedad y de hecho, normalmente se consideraba que los dioses de los otros pueblos no eran falsos, eran los mismos que los propios pero adorados de distinta forma y con distinto nombre. A este hecho se le llama interpretatio romana, porque fueron los romanos los que más acostumbraron a hacerlo. Los romanos también asimilaron y sincretizaron muchos dioses de otras culturas por la similitud existente con los del panteón romano.

En conclusión, el politeísmo es una creencia que no acepta la verdad como algo único, es capaz de aceptar la pluralidad y la diversidad y sabe, y bastante más que otras creencias exclusivistas, respetar los distintos credos y religiones.

Mis dioses son sagrados, los tuyos también, y por lo tanto deberíamos ser hermanos, no enemigos. Ojalá que los paganos que lean estas líneas reflexionen sobre la hermandad entre iguales.


¡Gloria eterna a todos los dioses!

3 comentarios:

  1. Animo con el blog, las entradas son buenas.
    Me gustan.
    Animo a la participación de todos los paganos en el.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias por los ánimos! Espero que poco a poco vaya creciendo para ofrecer información y opinión buena sobre nuestro paganismo hispano-romano.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. este blog tiene un espiritu empatico y amplitud de mente. tu entrada me ha conquistado carlos, espero aportar algo.

    ResponderEliminar