viernes, 7 de enero de 2011

Ética en la religión romana

¿Los romanos eran un pueblo con ética? ¿Tenían unos valores que valoraban por encima de otros? ¿La religión afectaba a la manera moral de ver el mundo?

Nuestra sociedad de hoy en día se rige por unas leyes basadas en unas normas morales. Esas normas morales están basadas en un código ético heredero de la moralidad cristiana: no robarás, no matarás, amarás al prójimo... Hoy en día ser "buena persona" se basa en seguir esas normas morales y seguir esas las leyes.
En Roma, en cambio, no era asi. Los romanos tenían unas leyes que todos tenían que cumplir, tenían un orden establecido, pero esas leyes no tenían una herencia religiosa. La religión romana no planteó en ningún momento una moral que sus adeptos debían seguir, es más, lo importante en la religión no era la moral, eran las formas. Si alguien cumplía con todos los rituales tal y como es debido y propio los dioses le concederán su favor, puesto que a cumplido su deber para con ellos y está en Pax Deorvm. No importaba si se era buena o mala persona, lo importante era cumplir con el deber.
Los mismos dioses nos enseñan que la ética es algo propio de cada individuo. Cada dios tiene un carácter, una forma de ser y actuar y en ningún momento ese dios es malo o bueno. La ética se basa en el fuero interno de las personas, y así nos lo enseñan los dioses.
A diferencia de otras religiones, la religión romana tiene dioses cuyos atributos no están bien vistos en una sociedad de moral cristiana. Como ejemplo tenemos a Mercurio, dios de los ladrones; Hécate, diosa de la hechicería; Venus, diosa del sexo; Baco, dios de la embriaguez... Todos estos dioses regentan estas actividades y estados y en ningún momento se habla de mal en ninguno de ellos. La idea de mal ligada a la religión normalmente surge de cultos absolutistas donde se hace una separación bipartita del mundo: luz y oscuridad, verdad y mentira, bien y mal...
Es cierto que la religión romana tiene el concepto de castigo tras la muerte en el Tártaro, pero este concepto de castigo no es algo ligado a la moral respecto a los dioses. El hecho de dirigirse al Tártaro, al Asfódelos o al Elíseo tenía que ver con el comportamiento respecto a los demás y a uno mismo. El juicio y su resultado que se recibe allí abajo no depende de la maldad o bondad de los actos, depende de la nobleza, la valentía y el honor que esos actos han supuesto en vida.

A pesar de que la religión romana fuera una religión que no contemplara la moral de sus seguidores, la sociedad romana sí que tenía unas virtudes que aprobaba como correctas y nobles. Estas virtudes eran las que formaban la llamada Via Romana y se dividen en dos grupos: las familiares o personales y las políticas o públicas. Estas son las virtudes romanas:

Virtudes familiares o personales

Auctoritas: "Autoridad Espiritual". El sentido de la función social de alguien, construida a través de la experiencia.

Comitas: "Humor". Buenas maneras, cortesía, amistad.

Clementia: "Merced". Suavidad y gentileza.

Dignitas: "Dignidad". Un sentido de autoestima, orgullo propio.

Firmitas: "Tenacidad". Fuerza mental, habilidad de defender una propuesta.

Frugalitas: Templanza, economía y simplicidad, sin llegar a ser miserable.

Gravitas: Un sentido de la importancia de un asunto, responsabilidad, seriedad y determinación.

Humanitas: "Humanidad". Refinamiento, civilidad; aprender, y poseer cultura.

Industria: "Trabajo duro".

Pietas: "Sumisión". Respeto por el orden natural social, política y religiosamente. Incluye las ideas de patriotismo y devoción.

Prudentia: "Prudencia". Previsión, sabiduría y discreción personal.

Salubritas: "Salud". Salud y limpieza.

Severitas: "Severidad". Autocontrol.

Veritas: "Verdad". Honestidad en relación al resto.


Virtudes políticas o públicas:

Abundantia: "Abundancia, Plenitud". El ideal de tener comida y prosperidad suficientes para todos los segmentos de la sociedad.

Aequitas: "Igualdad". Justicia e igualdad tanto dentro del gobierno como entre las personas.

Bonus Eventus: "Buena suerte"

Clementia: "Clemencia". Merced, mostrada al resto de naciones.

Concordia: "Concordia". Armonía entre el pueblo romano, y también entre Roma y las otras naciones.

Felicitas: "Felicidad, Prosperidad". Una celebración de los mejores aspectos de la sociedad romana.

Fides: "Confianza".

Fortuna: "Fortuna, Suerte". Un agradecimento a los acontecimentos positivos.

Genius: "Espíritu de Roma". Agradecimento al espíritu combinado de Roma, y de sus personas.

Hilaritas: "Alegría, jovialidad". Expresión de los momentos felices.

Justica: "Justicia". Como expresa por leyes y gobiernos sensatos.

Laetitia: "Contentamiento, felicidad". Celebración del agradecimiento, generalmente por la solución de crisis.

Liberalitas: "Liberalidad". Dar generosamente.

Libertas: "Libertad" Una virtud a la que han aspirado todas las culturas.

Nobilitas: "Nobleza". Acciones nobles dentro de una esfera pública.

Ops: "Riqueza". Reconocimiento de la prosperidad del mundo romano.

Patientia: "Paciencia". La habilidad necesaria en momentos de tempestad y crisis.

Pax: "Paz". Una celebración de paz dentro de la sociedad y entre las naciones.

Pietas: "Piedad". Las personas prestando honra a los dioses.

Providentia: "Providencia". La habilidad de la sociedad Romana de sobrevivir a desafíos y manifestar un gran destino.

Pudicita: "Modestia". Una expresión pública contra la acusación de "corrupción moral" de la Roma Antiga.

Salus: "Salud". Preocupación con el bienestar y la salud pública.

Securitas: "Seguridad". Gobierno eficiente que lleve a la paz.

Spes: "Esperanza". Especialmente en tiempos de dificuldades.

Uberitas: "Fertilidad". Particularmente en relación a la agricultura.

Virtus: "Coraje". Especialmente de los líderes de la sociedad y del gobierno.


Estas virtudes eran muy bien vistas entre los romanos y se consideraba que cumplirlas era sinónimo de nobleza y valía.

Personalmente, considero que mantener unos valores en una sociedad tan perdida como la nuestra es sinónimo de fortaleza y honor, algo que desgraciadamente se está perdiendo. Seguir unos valores no es una cuestión divina, es una cuestión humana, que al fin y al cabo son con los que vivimos y lo que somos.


¡Gloria eterna a los dioses!

No hay comentarios:

Publicar un comentario