martes, 28 de diciembre de 2010

La religión romana y el Inframundo

La muerte es algo que a todos nos llega tarde o temprano. La religión romana, al igual que otras religiones paganas, está muy centrada en la vida y en como vivir ésta plenamente. Aún así, los romanos tenían sus creencias de lo que pasaba al morir. Estas creencias como podréis observar son casi las mismas creencias que existían en el mundo griego. No hay que olvidar que la mitología griega fue asimilada y adoptada en casi toda su totalidad por parte de los romanos y por ello sus creencias son prácticamente las mismas.

El Inframundo

Al morir, las almas de los difuntos se dirigen al inframundo, lugar gobernado por el dios Plutón. Una vez allí, los muertos se encuentran ante la laguna Estigia y con el barquero Caronte, el encargado de hacer cruzar las almas al otro lado de la laguna. Para poder cruzar, Caronte debe recibir una moneda que se les deja a los difuntos debajo de la lengua. No importa la moneda que es, lo que importa es que se vea como se cumple con la obligación que se tiene con los dioses. Una vez pasada la laguna, los muertos se encuentran con Cerbero, el perro de tres cabezas de Plutón. Este no les será hostil, puesto que tan sólo ataca cuando las almas intentan salir sin permiso.

Una vez llegado a los infiernos, el alma es juzgada por un tribunal formado por Minos, Radamantis y Éaco. Una vez allí se juzga al presente y se le manda a uno de los tres destinos posibles: si el difunto ha sido justo, un soldado noble o un héroe se dirigirá a los Campos Elíseos, lugar reinado por Saturno,donde gozará de la dicha eterna. Allí Si no se ha sido ni bueno ni malo, el muerto irá a parar al Asfódelos, un lugar donde vivirá una versión fantasmal y gris de la vida terrena. Pero si el muerto ha sido cruel y malvado, su alma irá al Tártaro, un abismo sombrío lleno de tormentos que sufrirá en castigo a sus acciones.

Respecto a la reencarnación y la religión romana

Enlazando con el tema de la muerte y el Inframundo está el tema de la reencarnación. Originalmente no hay evidencias de que la reencarnación fuese una creencia común en el mundo romano, aún así, se pensaba que a veces Plutón o Proserpina, su mujer, podían escoger almas para que fuesen devueltas al mundo de los vivos y pudieran vivir de nuevo. Ante esto, personalmente opino que los misterios de la muerte son cosa de los dioses, ya viajaremos al Inframundo cuando nos toque y, si hay que volver, ya seremos llamados de nuevo. Que las almas que han viajado bajo tierra este año encuentren bien su camino.



2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me vengo a saludar por aquí y a felicitarte por tu blog.

    También leí en cierto libro (creo que "Druidas" de Ellis, pero podría confundirme), que una de las teorías sobre las creencias celtas de la inmortalidad y la transmigración de las almas pudo haber venido de la filosofía de Platón sobre la reencarnación de las almas. Me parece interesante los diversos matices sobre un mismo punto que hay en diversas culturas.

    ResponderEliminar
  2. La filosofía griega y determinadas escuelas filosóficas como la pitagórica y la platónica influyeron en el modo de ver la religión, puesto que su línea de pensamiento ya implica un tipo de modo de vivir y de creencia. Personalmente soy de los que creen que hay casos para todo y que son los dioses los que nos dicen si podemos, o no, volver a tener una vida mortal.
    Es un tema complicado, pero personalmente me declino a pensar que probablemente muchos de nosotros ya hayamos estado en esta vida varias veces y que cuando nos toque bajar al Inframundo, no será la primera vez que lo hagamos.

    ResponderEliminar